El futuro de las células madre

A menudo muchas de las preguntas más profundas que podemos hacernos, cómo de donde venimos, han sido abordadas desde una vertiente científica. Para esta última, sin ir más lejos, se ha tirado del hilo genético hasta tejer un gran campo como el de la embriología. El estudio del origen de la vida nos ha hecho retroceder desde el organismo adulto hasta el embrión. El big bang de la vida explota en una gran célula embrionaria capaz de originar todos los tipos celulares que se encuentran en nuestro cuerpo. Esta célula sin identidad puede diferenciarse en cualquier otra conocida, se trata de una célula madre.

Y lo más interesante de este amanecer biológico es que esta célula madre puede utilizarse como comodín cuando nos enfrentamos a una enfermedad degenerativa. En este tipo de patologías como el alzheimer, el parkinson, la diabetes o la esclerosis múltiple, el problema de salud se debe a la pérdida de unas células concretas. Normalmente, no existe ningún tratamiento eficaz para recuperar las células dañadas por lo que el desarrollo de células madre que puedan diferenciarse en estas células específicas juega un papel fundamental.

Afortunadamente, las células madre no se obtienen únicamente de embriones sino que ahora podemos encontrarlas en órganos adultos o incluso convertir otras células adultas en células embrionarias. Este hecho nos ahorra preocupaciones éticas y nos permite soñar con explotar su potencial terapéutico.

Aunque pueda sonar a ciencia ficción, las células madre ya se utilizan con éxito en algunos ensayos clínicos y algunos resultados auguran su llegada al mundo clínico en pocos años. No solo eso, sino que además también se han usado células madre para generar órganos in vitro – en el laboratorio – y para combinarse con biomateriales (materiales compatibles con tejidos humanos).

En consecuencia podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que las células madre son una gran esperanza para la medicina del siglo XXI debido a los resultados tan esperanzadores que han cosechado durante los últimos 20 años. Por este motivo, es preciso que conozcamos su biología y las principales características que les atañen.

Si te ha gustado esta publicación y quieres conocer más acerca de este tema, te recomiendo el libro que publiqué el pasado mes de Junio, “Madre no hay más que una” de Adrián Villalba, publicado por Corona Borealis. (Enlace: https://www.amazon.es/Madre-hay-mas-que-una/dp/849481527X).

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *